NeoNatura





Hacia Natura. Fotografía, 100 x 66,67 cm., 2018.





Algunas de las nuevas relaciones del hombre con la naturaleza están basadas en la consideración de la misma en un producto de lujo que hay que saber vender. La naturaleza es explotada comercialmente por empresas de viaje y por los propios gobiernos. Encontramos anuncios publicitarios defendiendo el respeto a la naturaleza, contra el furtivismo, o directamente promocionando parques naturales, sin realmente perseguir un propósito conservacionista.  





Publinatura. Video color 1´04´´, 2017.

Las intervenciones en espacios naturales protegidos generan una nueva naturaleza. Las alteraciones del paisaje por la intervención humana obtienen lo contrario de lo pretendido. Papeleras, carteles, bancos, paseos, indicadores, vallas... modifican estos espacios pervirtiendo el disfrute de una naturaleza virgen, sin intervenciones innecesarias.




Intervenciones innecesarias (Postales Reserva Natural Baixo Miño). Fotografía 13 x 9 cm. c/u 2018.






Detrás 2 (Proyecto Neonatura). Fotografía, 30 x 20 cm., 2018.

Detrás 1 (Proyecto Neonatura). Fotografía, 30 x 20 cm., 2018.









Especies en peligro de extinción (aves). Tinta y acuarela sobre papel, 14 x 9 cm. c/u., 2018.



Hace tiempo que la ciudad es una neonaturaleza (como indica Paolo Soleri), un mundo construído que actúa como 
sustituto de un territorio natural. Desgraciadamente esta ocupación no es suficiente. El destino del hombre parece 
estar irreversiblemente ligado al enfrentamiento constante con la naturaleza, y sólo culminará cuando llegue a crear
una nueva naturaleza, una NeoNatura.



NeoNatura para visitantes. Pegatina 3,7 x 3,7 cm., 2018.




PubliNatura 1 (Proyecto NeoNatura), fotografía color, 30 x 40 cm., 2018.



NeoPrado (Proyecto Neonatura). Escultura, hierba artificial y ladrillo, 78 x 78 cm., 2018.




Especies en peligro de extinción (invertebrados). Tinta y acuarela sobre papel, 16 x 11 cm. c/u., 2018.